SUSANA CATTANEO: BUFANDA DE PÁJAROS, Ediciones Extranjera a la Intemperie
(Prólogo de Liliana Díaz Mindurry).


Por Patricia Ortiz



Es muy difícil hablar sobre Susana Cattaneo sin mencionar el amor que siente hacia los animales, en especial hacia los perros. Este libro, “Bufanda de pájaros” que hoy presenta, está dedicado a Fresia: su perra / “A Fresita: amor sin límites.” Incluso antes del prólogo, Susana arranca diciendo: “el dolor es la mirada de un perro abandonado.” Y esa bufanda de pájaros que da título al libro es la misma que da abrigo a Fresia en uno de los poemas cuando dice: “Fresia atendía el mundo con una bufanda de pájaros que la protegían del frío”.  Desde esa protección, desde el  calor del hogar, desde la intimidad, nace la libertad en el vuelo y las  múltiples  miradas de los pájaros. Me permito citar a Alejandra Pizarnik cuando dice en El Despertar:  “la jaula se ha vuelto pájaro y se ha volado”  y en Caminos del Espejo cuando dice: “ Y  sobre todo mirar con inocencia. Como si no pasara nada, lo cual es cierto.” Este libro es vuelo y mirada, lo rondan las aves y está lleno de ojos, de la mirada inocente de la que habla Alejandra,  la mirada profunda, inteligente y sensible de la autora que sentencia: “prefiero los pájaros con sus ojos de infinito”.   Y desde/hacia los ojos visibles de los seres y los ojos ocultos de las cosas, Susana va destejiendo los hilos de todas las miradas. En la primera parte del libro ella nos conduce por un mundo muy intimista donde la realidad es azul y los “ojos del tiempo” miran. Donde la nostalgia y el dolor se condensan en el aire y se transpira ausencia. Luego arremete con sus pestañas como pincel en el arte de Varo/Picasso/Dalí, mutando imágenes en su pupila para narrarnos historias. Y llegamos así hasta la serie “algunos oficios”  contundentes poemas -impulso y brevedad- como pestañeos. “La Extranjera” dice Susana , “trae bajo sus brazos,/ los ojos. /Con cuidado /mira lo distinto.” Y esa es en resumen la magia que logra la autora con este libro, más allá de la hermosura de su decir que insoslayablemente prende al lector: la agudeza de vislumbrar lo distinto.
Para concluir debo mencionar estas tan acertadas palabras de la prologuista Liliana Díaz Mindurry:  “Libro sugestivo, de protección y vuelo que lleva a la zona de los significados indecibles, donde la poesía no sólo se escribe sino se vive como deseaba Lautreamont.”
Vivamos ahora, a través de la poesía de Susana Cattaneo.

 

Extranjera a la Intemperie® - 2004-2015 - Ciudad de Buenos Aires - Argentina