SOBRE LA MURALLA DEL TIEMPO LA PALABRA MAS ALTA
Else Lasker-Schüler - Alemania (1876 -1945)

Fin del Mundo

Hay un llanto en el mundo
como si el santo Dios hubiera muerto
y la sombra de plomo que cae
oprime con peso de sepulcro.

Ven, vamos a ocultarnos más cerca...
La vida está en todos los corazones
Como en féretros.

Oye, besémonos intensamente.
Una nostalgia llama al mundo
en el que debemos morir.

 


Mi piano azul

Tengo en casa un piano azul
aunque no sé ninguna nota.

Está a la sombra de la puerta del sótano
desde que el mundo se enrudeció.

Tocan cuatro manos de estrella
-la mujer- la luna cantó la barca-

Ahora bailan las ratas en el tecleo.
Lloro la muerta azul.

Ah, queridos ángeles, abridme
-comí del pan amargo-
a mí con vida la puerta del cielo
incluso contra lo prohibido.



Dios, escucha...

La noche se concentra en torno a mis ojos
como un anillo.
Mi pulso transformaba la sangre en flamas
y, sin embargo, todo estaba
gris y frío en torno a mí.

Oh Dios, y en los días vivos
sueño con la muerte.
La bebo en el agua y la trago en el pan.
No existe medida en tu balanza para mi tristeza.

Dios, escucha... En tu preferido color azul
canto la canción del tejado de tu cielo.
Y, sin embargo, el día no despertó en tu aliento
eterno.
Ante ti, mi corazón casi se avergüenza de su
sorda cicatriz.

¿Dónde termino? - ¡¡Oh Dios!! Pues miré las
estrellas
y también a la luna, al valle de todos tus frutos.
El vino rojo pierde ya el sabor en su fruta...
Y sobre todo -la amargura- en cada pepita.

 



Else Lasker-Schüler
nació en Alemania y murió en Jerusalem.
Sus textos están marcados por las texturas del temprano expresionismo cercano a la fuerza de obras como las de Kokoschka y la torre interminable de la mitología judeo-cristiana. En poesía publicó entre otros: Estigia, Mi piano azul, Baladas Hebreas, El séptimo día.

 

 

 
Extranjera a la Intemperie® - 2004-2015 - Ciudad de Buenos Aires - Argentina