SOBRE LA MURALLA DEL TIEMPO LA PALABRA MAS ALTA
Joseph Brodsky - San Petersburgo (1940 -1996)

Cuanto tiempo he andado


" Cuanto tiempo he andado taconeando por ahí se puede ver en mis talones.
Tampoco se puede sacar la telaraña de mi frente con un dedo.
Mas, lo que es grato en el ruidoso kikirikí
es que suena igual que ayer.
Pero un pensamiento negro tampoco puede ser mantenido en su lugar, como el mechón de cabellos que cae oblicuamente de mi frente.
Y ahora no puedo soñar con nada, para existir menos,
para venir y pasar menos a menudo, para no obstruir
el tiempo. La parte pobre de la ciudad a través de la ventana
ofende mi vista, para que a su vez, memorice al inquilino por su cara y no por la manera que piensa, el lado opuesto.
Y dando vueltas en el cuarto como un shamán
enrollo como una madeja de lana en mí mismo su vacío, para que mi corazón pueda saber algo de lo que Dios sabe. "



He entrado en una jaula


" He entrado en una jaula en vez de una bestia salvaje,
quemado mi oración y apodo con una uña en una choza prisión,
vivido junto al mar, jugado a la ruleta,
cenado con el diablo sabe quién vestido de frac.
Desde lo alto de un glaciar he inspeccionado medio mundo,
me he ahogado tres veces, dos veces descuartizado.
Abandonado el país que me nutrió.
Con aquellos que me han olvidado es posible hacer una ciudad.
Me he descolgado por estepas que recuerdan el grito del huno,
vestido con aquello que vuelve a estar de moda,
plantado cebada, cubierto con papel alquitranado el suelo trillado
y no he bebido sólo agua.
He admitido en mis sueños la pupila azul del carcelero,
mordisqueado el pan del exilio sin dejar una miga.
He hecho que mis cuerdas vocales profieran todo tipo de sonidos aparte de un aullido ;
he descendido al susurro. Ahora tengo cuarenta.
¿Qué debo decir de mi vida? Que ha sido larga.
Sólo con el dolor siento solidaridad.
Pero hasta que rellenen con arcilla mi boca, de ella sólo resonará gratitud. "


Tornfallet


" Hay una pradera en Suecia
donde yazgo golpeado,
con los ojos manchados de las
entradas y salidas blancas de las nubes.

Y cerca de esa pradera
vaga mi viuda
trenzando una corona
de tréboles para su amado.

La tomé en matrimonio
en una parroquia de granito.
La nieve prestó su blancura,
un pino fue testigo.

Ella nadaba en el lago
ovalado cuyo espejo
de ópalo, enmarcado de helechos,
se sentía felizmente roto.

Y en la noche el testarudo
sol de sus castaños
cabellos brillaba en mi almohada
de un lado a otro.

Ahora en la distancia
escucho su canción.
Canta "Golondrina Azul",
pero yo no la puedo acompañar.

Las sombras de la tarde
hurtan a la pradera
su amplitud y color.
Se pone frío.

Mientras yazgo muriendo
aquí, veo
las estrellas. Aquí está Venus ;
nadie entre nosotros. "

 


Joseph Brodsky. (Josip Alexándrovich Brodskii) Nació en San Petersburgo. En 1977 obtuvo la nacionalidad estadounidense. Publicó: Poemas selectos, A Urania, Partes de la oración, Historia del siglo XX. En 1987 recibió el Premio Nobel de Literatura.

 

 

 
Extranjera a la Intemperie® - 2004-2015 - Ciudad de Buenos Aires - Argentina