SOBRE LA MURALLA DEL TIEMPO LA PALABRA MAS ALTA
Guillaume Apollinaire
- Francia (1880-1918) - Traducción: José Manuel López

EL MÚSICO DE SAINT-MERRY
(fragmento)


Al fin tengo derecho a saludar a seres que no conozco
Pasan ante mí y se aglomeran a lo lejos
Mientras que todo lo que de ellos veo me es desconocido
Y su esperanza no es menos fuerte que la mía

No canto a este mundo ni a los demás astros
Canto todas las posibilidades de mí mismo fuerta de
este mundo y de los astros
Canto la alegría de vagar y el placer de morir errante

 


MONTPARNASSE

 

Oh puerta del hotel con sus dos plantas verdes
Verdes y que nunca
Florecerán
Dónde están mis frutos
En dónde me planté yo
Oh puerta del hotel un ángel hay ante ti
Repartiendo prospectos
Nunca tan bien se ha defendido a la virtud
Dadme para siempre un cuarto por semanas
Ángel barbudo eres en verdad
Un poeta lírico alemán
Que quiere conocer París
Conoces sus adoquines
Esas rayas sobre las cuales no se puede pisar
Y tú sueñas
Con pasar los domingos en Garches

 

El tiempo está pesado y tus cabellos largos
Oh pequeño poeta un poco tonto y demasiado rubio
Tus ojos se parecen tanto a esos dos grandes globos
Que flotan en el aire puro
A la aventura

 


  LA CASA DE LOS MUERTOS (fragmento)

 

Pronto me quedé solo con mis muertos
Que marchaban en derechura
Al cementerio
Donde
Bajo las arcadas
Los conocí
Acostados
Inmóviles
Y bien vestidos
Esperando las sepulturas detrás de las vitrinas
No sospechaban
Lo que había ocurrido
Pero los vivos conservaban de ello el recuerdo
Era una felicidad inesperada
Y tan cierta
Que no temían perderla

 

Vivían tan noblemente
Que los que la víspera aún
Los consideraban iguales
O hasta algo menos
Admiraban ahora
Su poder su riqueza y su genio
Porque no hay cosa que os eleve tanto
Como el haber amado a un muerto o a una muerta
Se vuelve uno tan puro que se llega
En los glaciares de la memoria
A confundirse con el recuerdo
Se fortalece uno para toda la vida
Y no se necesita a nadie



 

VELANDO                     

Pipas de noche pipas de día
Todo el opio oh cabelleras
Los morenos cabellos de mi amor
Y esta lentitud mientras espero
El despertar de los monstruos uno tras otro

 
Extranjera a la Intemperie® - 2004-2015 - Ciudad de Buenos Aires - Argentina