Tamara Kamenszain ARGENTINA

(del libro "Solos y solas" Editorial Lumen )

Soy sin ellos la cenicienta en radiotaxi
todos en uno se libran de mi fiesta
la soledad da ese paso que arrastra con la música
el eco del eco de los que pueden los letristas:
hacer una canción que diga lo que somos
nuestro sentir más íntimo
dos o tres palabras lisas y llanas
el camino más corto para llegar a casa
cuando la radio le enciende al del horario
                                                       [nocturno
una compañía. Su nuca me ve: estoy sola,
ni la llave me alcanza para sentirme dueña
de la cama doble.


Soy la okupa de mi propia casa
desde que la propiedad se fue de mí
ya no tengo escritura y como en los sueños
la puerta de entrada me espera afuera
para que todo empiece de nuevo
atravieso de canto esa hospitalidad
atrás de los cuadros debajo de los muebles
se aquerencia un techo nuevo
donde hubo hogar quedan fotogramas
vos tú él el hombre con la cama doble
mudado por el cuarto a la deriva paso a paso
los libros del living lo siguen arrastrados
en un maletín que se desfonda y es en el baño
donde la mochila ruge por última vez.
Hablo de un inodoro que nos traga lejos
hasta otras casas.


Un par de gemelos se ríe de los puños
en el fondo áspero del cajón
ya no hay camisas es gente descamisada
la que ahora me convoca
rozo una manga me aplican lo que pide un codo
entre aprendices nos pisamos el poncho
bailarines a la rastra muñecos de aserrín
acoplan a la orquesta la letra de su anonimato
cuando en el colmo sudado del salón
la fobia a mí me desgañita
hasta el guardarropas en un paso de salida
teatros pizzerías música interrumpida de
                                                        [walkman
pasan de largo por el bajón de la marquesina
off off de los solos y solas
se apaga en al boca del subte.


Te llamo o llamame
en el club en la escuela en el campamento
repetir y repetir nuestros apellidos
dejó agendada de oído
una comunidad futura
entre vernos y dejar de vernos
media vida hasta ahora ya fue
ahora somos parias de casamentera
dos que no hacen uno en la cuenta regresiva
nos encontramos sin nada en común
con otros tan comunes como nosotros.


Dedico entonces lo que no dicen las palabras
a quien doble de mí las expectativas de mi cama
                                                          [doble
me despierto en ese colchón yo también asumo
                                                    [una oficina
quiero cumplir con el trabajo de los sueños
a mí también me recorre una esperanza
la vida es esa fiesta que desmiente sus bodas
porque en el casamiento rompemos la copa
para brindar por otros sin cortarnos
después no queda nadie el poema cuello cortado
se cuelga de mi casa y por la boca muere
por eso la okupo porque los extrañamientos se
                                                       [habitan
no sólo las mujeres escriben
hay varones que cuelgan tiernamente sus corbatas
enderezan arrobados el cuadro que colgaron
eligen un mantel que les responde
ponen en el centro de la mesa el planeta de sus
                                                             [madres
y yo me hago niña picoteo de esa alizana
aqui hubo una madre me digo
puede haber una mujer
estrenemos entonces los afectos demorados
entre estas cuatro paredes un golpe de tarot
va a responder por nosotros
                                        a futuro.

 
Extranjera a la Intemperie® - 2004-2015 - Ciudad de Buenos Aires - Argentina