Ana Lema - ARGENTINA


 

Franquicia

Amanecía otoño
la emoción liviana
iba filtrándose hábil
hasta arrancar de cuajo
de entre la maleza ajena,
la propia...


No me vendo

 Cuervos rebuscan migajas y vuelan hacia otras costas.
 Me despoja de todo, ¿viste? hasta de la voluntad.
 Hábil carnicero de la felicidad.
 No me hacía bien, en el fondo apenas me entretenía.
 Por demás sabido, que la costumbre es ladina.
 
 Sinsabores, aparte. 
 La procesión va por dentro.    


Don’t worry (mon amour)

Recortadas nuestras figuras
sombras chinescas imprudentes
junto a la casa, en el pasillo
el éxtasis de nuestro primer cigarrillo.

Airosos en la correría. Rima de sangre
con sangre
hociqueándonos
la memoria.

Juntos pero no revueltos
diríamos, luego.

Sensibleros, abstenerse.
Las secuelas son de emoción.

   

Percepciones

Acurrucarse entre las sábanas y dejar la ventana de la habitación, abierta.
Suavizar la respiración, hasta que sea una con la mente. Abrigar el lila aroma de los paraísos. Disfrutar del momento.
Pasada una semana, compartir la fragancia con el ser amado.

 

Grafías para el no me acuerdo

Con patizambo placer, escribo para no olvidarme. Me cuido de no ser muy clara, para que me entiendas poco, para que me imagines más.
Borroneo las miserias, las verdades un poco menos y coloco puntos de atajos diestros.
Subrayo el adjetivo cuerdo con las esquirlas que aún preservo.
Apenas nimiedades del contexto, sí las frases como las lágrimas vienen de un mismo puerto.

 

Extranjera a la Intemperie® - 2004-2015 - Ciudad de Buenos Aires - Argentina