Silvia Loustau - ARGENTINA


 

                                                II

                                                         ¿ soy  mi nombre?

soy
nada más / esto/ ésta/
sangre lloramando
huesos entibiados   en cuencos  de niebla y nácar
ésta
murmullo de casuarinas
alas rozan  el arrabal furtivo
                                          de su  sombra
ésta busca palabras
centelleantes dagas de esperanza
ésta
             cruzará el implacable  estigia
y beberá  en la copa de oro de los  dioses.

 

                                                   (  de  work in progress)

 

Anclada en Londres

lejos está el vago aroma tierno de mi tierra. acuérdate Blake, no hay época más cruel que oler las lenguas del infierno que llegan desde lejos, acá en tu noche insular y húmeda.
no molestar. do not disturb. beberé el té con canela, este  té de color salobre, como los sueños, que se ahogan en la soledad de los páramos de las hermanas Brönte.
no puedo compartir contigo, Sammy Beckett, una encomienda. Poner en tu boca una cucharita desbordante de dulce de leche.  no / no pueden volar esos pájaros de papel madera e hilo sisal.
no miraré por la ventana  donde habita el duende vestido de negro. pues quemaron todos los trebolares.
espiaré el ebrio espejo que guarda voces  de nostalgia.
¿cuándo cesará  el infierno allá en mi tierra?
beberé una pinta de cerveza amarga, sentada junto a Jimmy Joyce, quien susurrará en mi oído: dulce dama no cantes canciones tristes. oigo un ejército cargando sobre la costa y el estruendo de caballos al galope.*
daremos vuelta las runas. el silencio o el exilio. la muerte o la huida /dirán.
cruzaré los puentes del Támesis. veré correr sus aguas. buscaré una señal de tiempos más propicios. voces de allá lejos / de la tierra en que duerme el padre de mi  madre .la tierra donde han quemado los anaqueles de mis libros. la tierra  donde les hacen beber cicuta. la tierra donde deben crecer mis  nobles sueños.

* Selected poems, James Joyce

 

XXX

 la muerte anduvo

pisándome  los

talones

le gustaban

mis pies  delgados.

 parece que quería

saborearme

después

liquidarme

en alguna esquina.

como
Ellos .
                                                         ( de: exilios y desexilios)
Granny *

Has desatado tus cabellos, abuela, como lo haces todas las noches, para comenzar con el rito del sueño. Dejas la almohada de la pluma reposando sobre tu cama de felpas rojizas. Extiendes el camisón de algodón recién planchado. Te miramos con extrañeza, pero a la vez felices de que todas las noches recorras los mismos lugares, las pequeñas travesías de tu mesaredonda a la cama reposada que aguarda ansiosa la llegada de tu cuerpo tan solo. Ya nadie te abraza por las noches, abuela, tan solo el recuerdo o lo que olvidas, porque aquel mundo querido nunca fue tuyo y el que tienes ahora no lo reconoces. Solo aguardas la mañana, los periódicos , las cartas que ya no llegan.
                                  ( de : relojes y astrolabios)
 

 

 VII

vela la noche
el tiempo se inventa
encerrado en marítimas ciudades escondidas.
desnudos los pies apoya sobre el musgo
arcones olvidados
velámenes ausentes.
espía
relojes y astrolabios
oye la asmática canción de los segundo
repta sobre cicatrices
descansa sobre ritos taciturnos.
el tiempo
se despierta
huele a pájaros.

 

                                      ( de : relojes y astrolabios)

1º Mención de honor,  y publicado en  la Antología; El mundo lleva  Alas, Miami .Ed. Voces de Hoy- Miami


 

Extranjera a la Intemperie® - 2004-2015 - Ciudad de Buenos Aires - Argentina