Sthepen Spender (1909-1995)- INGLATERRA Traducción: William Shand y Alberto Girri

En noviembre de ruedas de fuegos
artificiales y cohetes
este rugiente vociferador, hombre y muchacho,
hizo realidad a Guy Fawkes
y ardió en un fuego verdadero.
Sus rimas que rellenaban su cuerpo fueron la paja,
sus poemas que dejaba caer de sus bolsillos
eran buscapiés y golosinas y piolín y alambre,
la espina de la crepitante árgoma le coronaba
con erizada alegría.
Donde él cantaba, ardiendo, una taza
alrededor de su cuello
pedía limosna: "¡Peniques, peniques , para Guy!"
Y cada moneda de cada traunseúnte
cuando se derretía, se la bebía furibundo.
Y ante su voz que hablaba,
todos sus pecados
lanzaban ángeles hacia el cielo.
Ahora que el muriera
prueba que el fuego era el centro de su broma


SEPARACIÓN
Traducción: Silvina Ocampo

Cuando la noche en cuya profundidad
se funden nuestras mentes y nuestros cuerpos
en vez de unirnos nos divide
con vientos y oceános entre nosotros rompiendo
nuestros sueños separados

en mis ojos sin párpados que miran
más allá del ascendente y tenebroso terror
tu isla cálida que me responde se extiende
sobre la ola brillante del deseo

Aquí donde estoy yaciendo está el ardiente foso
agolpando la mente con sus carbones
y la voluntad contraria a ella
sólo elabora nuevas grietas de oscuridad
a través de sus oscuros alrededores.

Nuestros soles vívidos de felicidad
marchitos por el verano, pierden sus flores;
las manos del ansiado, retenido mañana
se enlazan a las manos de ayer
en un doble dolor.

Las voces presentes y los rostros
extranjeros reflejándose
en su dicha forastera,
yacen perdidos y pueblan un mapa
con nombres de lugares sin sentido.

Para acercarme a ti de nuevo, la tierra
tiene que girar, el aeroplano
volar a través del rutilante espacio,
apurarse los relojes, el escenario tornar
las montañas en una ciudad.

Contra una rueda comprimo mi cerebro,
mi sangre brama a través de una noche de madera,
pero mi corazón no lanza ningún brote
del centro de un silencio
de inmóvil violencia.

Y cuando nos encontremos -las costillas todavía
dividirán el sueño que incluye la carne
y los vientos y los océanos del tiempo
destruirán las islas con sus arroyos
por acompasada que sea nuestra voluntad;

salvo que en la noche giratoria
donde estamos siempre separados
nuestros ojos beban en nuestro mutuo silencio,
inmensurable paciencia
hilada en su secreta luz.

Resguardados por la oscuridad en el quieto centro
del circular terror del mundo,
oh nacimiento tierno de la vida y reflejo
de los labios, donde el amor por fin halla paz
liberado de los errores de la voluntad.

 
Extranjera a la Intemperie® - 2004-2015 - Ciudad de Buenos Aires - Argentina