SOBRE LA MURALLA DEL TIEMPO LA PALABRA MÁS ALTA
SILVIA PLATH - ESTADOS UNIDOS (1932-1963)
Traducción: María del Carmen Russo

LADY LAZARUS

Lo hice otra vez
un año en cada diez
yo me las arreglo...

Una especie de milagro, mi piel
brillante como una pantalla nazi
mi pie derecho.

Un pisapapeles
mi cara sin rasgos, fino
lino judío.

Saco la servilleta
o mi enemiga.
Debo aterrorizarme?

Si, si mi profesor
soy yo
puede usted negarlo.

La nariz, las orejas, los dientes completos?
el áspero aliento
se evaporará un día.

Pronto, pronto la carne
será comida por la caverna de la tumba
en casa sobre mí.

Y una sonriente mujer
yo tengo sólo treinta
y como el gato tengo nueve veces para morir.

Esta es la número tres
qué hojarasca
para aniquilar cada década.

Qué millón de filamentos
la multitud agolpada
se empuja para ver.

Ellos desenvuelven mis manos y pies
el gran strip tease.
Caballeros, damas
estas son mis manos,
mis rodillas.
Yo puedo ser piel y hueso, yo puedo ser japonesa.
Sin embargo, yo soy la misma, idéntica mujer
que cuando tuve diez años por primera vez
fue un accidente.

La segunda vez
para durar y no volver del todo
yo me acuné.

Como una ostra
ellos tuvieron que llamar y llamar
y sacar los gusanos de mí como perlas.

Morir
es un acto como todo lo demás
yo lo hago excepcionalmente bien.

Yo lo hago como si fuera el infierno.
Yo lo hago como si fuera real.
Yo adivino si tu puedes decir que yo tengo una llamada.

Es suficientemente fácil hacerlo en una celda.
Es suficientemente fácil hacerlo y permanecer.
Es teatral.

Volver en pleno día
al mismo lugar, la misma cara, la misma bestia.
El grito divertido:

un milagro!
Eso me golpea.
Hay una carga.

Para las cicatrices de mis ojos hay una carga.
Para una palabra o una caricia
o un poco de sangre.

O un pedazo de mi cabello o mis ropas.
Así, así, Herr Daktor.
Así Herr enemigo.

Yo soy su obra,
yo soy su baluarte
la bebé de oro puro.

Eso se derrite.
Yo doy vuelta y me quemo.
No piense que desestimo su gran preocupación.

Cenizas, cenizas
usted empuja y desparrama
carne, hueso no hay nada allí.

Una pompa de jabón,
un anillo de boda,
un relleno de oro.

Sr, Dios. Sr, Lucifer.
Cuidado.
Cuidado.

Fuera de la cenizas
yo me levanto con mi cabello rojo
y me como a los hombres como al aire.

 

 
Extranjera a la Intemperie® - 2004-2015 - Ciudad de Buenos Aires - Argentina