Osvaldo Rossi ARGENTINA

CERCANÍA

Hay una costa lejana.
Una playa que promete
alimento y abrigo.

Y yo remo en mi bote
hacia esa imagen esquiva,
hacia ese confín desdibujado.

En esta soledad
me acechan las criaturas marinas,
los zarpazos de un miedo legendario.

Mientras remo en el mar de los otoños
el sol pinta delirios en mis labios resecos,
la noche presagia su intemperie de lunas.

Y me abraza un afán de renuncia,
la fatiga de un peldaño sagrado.

Pero también
una esperanza tenue, soberana:

Ya está cerca la costa.

Ya está cerca.



EL ESCLAVO

Escribieron la Historia
sin sufrir las desdichas.

Saqueadores de esfuerzos,
han sabido contar
lo que yo no podía.

Sin embargo,
construí mausoleos,
resistí en calabozos,
me sumé a los guerreros
en violentos combates.

Fue mi sangre
la que inundó los caminos,
los severos santuarios
con sus bloques de piedra.

Los otros
cometieron perjurio relatando conquistas.
Describieron batallas sin haberlas luchado.

Han escrito la Historia
con palabras robadas.

Nadie quiso escuchar
la versión del esclavo.



FRÍO

Recuerdo las noches del cadalso,
la vida en sótanos de hielo,
las densas telarañas en los muros.

Recuerdo el hollín, la humedad,
el olor de roedores acechando.
Y mi voz que imploraba una limosna de agua.

Me asaltaba una rutina de escarcha,
la gris monotonía de colores olvidados,
la desidia en el asombro. El desconsuelo.

También me recuerdo admitiendo la ruina,
aceptando los escombros que dejaron mis derrotas,
saboreando sus hieles, recogiendo cenizas.

Por entonces
transpiraban las piedras
y mi cuerpo ignoraba un verano implacable.

Recuerdo aquellas noches del cadalso.

Y sus paisajes de frío.



COMPROMISO


El tiempo devora
con inclemencia de plaga.

Apresarlo
es comprender los rituales del sueño.
Profanar un santuario que no existe.

Yo,
labrador de apremios y retrasos
proclamo al fin la muerte de los días.

Desde hoy celebraré el instante,
prolongaré en el sueño mis vigilias,
desafiaré la impudicia de estas horas.

Desde hoy apelaré a los dioses
para que envidien las huellas de mis pies.

Aunque el viento repita
su ambición cotidiana.



Osvaldo Rossi
nació en Buenos Aires en 1953. Colaboró con medios periodísticos del país y del exterior. Fue profesor universitario.
Tiene publicados Defensa de la culpa, Un resplandor en la ceniza y Cercanía.
Sus obras también integran varias antologías. Es miembro del Consejo Asesor de la prestigiosa revista Letras de Buenos Aires, dirigida por Victoria Pueyrredón.
Las obras de Rossi han sido distinguidas en los siguientes concursos:

Gente de Letras, 2004
Literario Hispanoamericano Club de Leones Bs.As., 2004
Gente de Letras, 2003
A la Creación Artística- Universidad de Belgrano - Buenos Aires, 2002
Junín País - Junín, Provincia de Buenos Aires, 2002
Club de Leones - Martínez, Provincia de Buenos Aires, 2001
Sociedad Argentina de Escritores - Ciudad de Buenos Aires, 2000
La Argentina a puro cuento - Ciudad de Buenos Aires, 1998

Correspondencia:
oirossi@yahoo.com.ar

 

 
Extranjera a la Intemperie® - 2004-2015 - Ciudad de Buenos Aires - Argentina