Miltos Sachtouris GRECIA

LLANTO


Muchachas desgarradas como cartulina
con estigmas de azufre en sus cabezas
con yerbas rabiosas en sus bocas
rompiendo la tacita del cielo
con lágrimas tiesas en los ojos
como alfileres negros todos nuevos
¿cuándo por fin cantará el color de los pájaros?
¿cuándo las mariposas golpearán como puñales?
cuando otras manos broten en los soles
y el sueño expulse de ellos la sombra

cuando la noche sea hermosa como el día




A LA FIERA

No te vayas fiera
fiera de los dientes de acero
te haré una caja de madera
te regalaré un jarro
y te regalaré una lanza
y también más sangre para tus juegos

Te llevaré a otros puertos
que veas los barcos comerse sus anclas
quebrar en la mitad su arboladura
y sus banderas de pronto pintarse de negro

Te he de traer de vuelta a la misma niña
que tiemble atada en las noches oscuras
te he de traer de vuelta el mismo balcón roto
y el mismo cielo perruno
que mantenía la lluvia encerrada en el pozo

Te he de traer de vuelta a los mismos soldados
al que hace ya tres años se esfumara
con su agujero abierto bajo el ojo
y a aquél que llamaba de noche a las puertas
con mano cercenada

Te he de traer de vuelta la manzana podrida

No te vayas fiera
fiera de los dientes de acero

(de Cara a la pared, 1952)



EL CARNAVAL

Lejos en otro mundo fue ese Carnaval
caminaba el burrito por las calles vacías
donde nadie respiraba
cada tanto subían niños muertos al cielo
a ratos bajaban a buscar olvidadas cometas
nevaba una guerra vidriosa de papel
sacando sangre a los corazones
una mujer arrodillada
entornaba los ojos cual muerta
sólo pasaban soldados en fila un-dos
un-dos con dentaduras congeladas

Al anochecer salió la luna
carnavalesca
llena de odio
atáronla y la tiraron a la mar
acuchillada

Lejos en otro mundo fue ese Carnaval

 


 

UNOS PEDAZOS PELIGROSOS

Unos pedazos peligrosos
caos
es esto el alma mía
que ha desgarrado con sus dientes

algunos les dan vueltas sobre tablas
los exhíben
los venden
los compran

yo no quiero venderlos

la gente
los mira
pregunta sobre ellos
algunos se ríen
otros pasan de largo

yo no quiero venderlos




LOS ESTIGMATOS

Un ternero sangrante
impide el paso
al cielo
estando acostumbrados
no les molesta ya
lo único que piden
es una buena cera y
barata manzanilla
estando acostumbrados
a las flores de hierro
que alumbran su sueño
a las moscas de hierro
cuyo zumbido
les hincha los ojos
estando acostumbrados
lo único que piden
es una buena cera y
barata manzanilla
y un ternero sangrante
que impida el paso
al cielo

(de El paseo, 1960)

 
Extranjera a la Intemperie® - 2004-2015 - Ciudad de Buenos Aires - Argentina