Alejandro Schmidt ARGENTINA

El salto

¿A quién olvidé
por sólo
abrir la puerta?

¿Cuál sangre di
al fuego
y al porqué?

¿De qué lado de la vida estuve?


Por eso

Por algo te echaron de tu casa
del corazón de tu casa

por algo ganaste el cuarto premio
hasta en la lotería de Santiago en el '82

por algo comprendes naturalmente la metafísica
y sabés que lo metafísico era ese pino y su paloma

por algo escribís siempre lo mismo
por algo no aprendiste a jugar fútbol
por algo estás esperando desde hace veinte años

por algo que todos saben, comprenden,
menos vos

por algo no estudiaste, viajaste
ni fuiste músico, criminal, artista plástico

por algo cavas en tu corazón
los días de tu vida, las páginas de la Biblia, tu tabaco

por algo se abrieron las puertas de la lluvia

por algo aparece tu padre en sueños
que bien como se arremangaba la camisa en el video

por algo sos mejor que unos candados rotos en la arena

por algo no te moriste a los 30
o sí, o sí


por algo que nunca aparece
que siempre está

que todos saben.

 


Los que se van temprano

a María Teresa Andruetto

Como quien deja la silla por un rato
abre la puerta que ya nadie cierra
y contemplamos allí
de su alma el apodo

así
los que se van temprano
nos ofenden en
no sabemos qué

como quien trajera
el olvido de nosotros
y regresara
de a ratos
para siempre.

 


Luz mejor

Hay luz en esa casa donde vivió mi madre
sin nosotros

una luz mejor
que se derrama casi
hasta la calle

paso otra vez

un puente es la noche
los árboles

paso a ver
si algo ha quedado
de mamá.

 



¿Acaso no lloran los muertos?

Estuve esperándote en la tarde
¿Acaso no lloran los muertos?
eso creí siempre
que una gema de dolor
coronaba
la suma del tiempo
-que morir era mirar
a través de ese cristal
obra de ángeles-

en ese patio
ocupa el universo
su precaria verdad

¿Acaso no lloran los muertos
por el sentido terreno del amor?

mientras aguardaba
un insecto
desprendido del alma del mundo
atravesó el árbol paraíso

(sometido a la mortalidad de la luz, a la carne del ojo)

instantes, visiones
gestos mentales
derrochados
en la necesidad de decir

deseo que comprendas
la modestia aprendida
en los libros del desierto

la voz que no debiera escucharse
sin media vida de dolor

así podré entregarte
estas horas pequeñas
que alzaste dentro de mi aflicción

leyes hechas de sueños
palabras amadas por el viento

¿Acaso no escriben y se
abrazan
impronunciables?

por eso deben llorar los muertos
para mi
entre las sombras del patio.


Noticias de lo mismo

Como caballo en el agua
alzaba su cabeza la tormenta

en la noche se demoró la tarde
buscando su traje por el viento

lo íntimo de existir
apenas quedó roto
por la luz del cielo

duraban los pájaros
su diálogo de enigmas

y nadie más salió
a pedir noticias de lo mismo.

Amor
la tierra sube su garganta

y es nuevo el alimento
este día perdido
la lluvia al fin

y tu mirada.


(faltó decir/fuimos mejor que esto/todo/esto/y cuando alcé mi cabeza/alguna vez/entre las aguas//faltó la luz/el caballo/pero/antes/aún/ya para siempre/decir/ se pudo/se amó hasta el fin de la vigilia).

Nota:
Poemas inéditos de "LLEGADO ASÍ" escritos en Villa María entre 1990 y el presente.


Oscuras ramas

a veces pienso que somos
un pasatiempo de la luz

que morir es
otra montaña, allá
en la nieve

y vivir o vivir
algo de viento
entre las oscuras ramas
de lo cierto.


La ventana de Sauma

no, Oswaldo Sauma
yo no he creado esta ventana
donde los pájaros retienen luz

estaba allí
desde la casa
al mundo

tampoco tú has creado la ventana
del poema que pasa el cartero
por mi puerta
en América.

Cruzan hojas
polvo
queda el viento

al otro lado
ni tú
ni yo
hemos creado nada.


Pan del fantasma

ser buscado en el corazón
comido dulcemente

poseer un espejo de plata
con los rostros más altos

y esta ropa podrida por la lluvia
y esta fe.


El resto es literatura

Tuve tres bibliotecas

vendí una para casarme de apuro

otra para comer

a la tercera se la llevó
el fuego de confiar en las palabras

a vacíos estantes subo
y me cubro de cenizas.


24 de marzo de 1976

Yo estaba en una pensión en Tablada al 40
yo dormía
yo me levanté a las 4 de la mañana
y encendí la radio
yo escuché: comunicado número tanto
y una música maravillosa
me quedé quieto
atento al orden de los comunicados
a esa voz de la patria.
A las 6 se fueron levantando los compañeros
yo me asomé al balcón
un colimba me miró desde la esquina
se veían tanques en el puente
yo miré para otro lado
al Mercado, a los camiones
yo no tuve miedo
yo no hice nada
ni entonces, ni después

yo no era nadie
yo vivía colado ahí
los muchachos trabajaban en el Mercado
yo leía a Gurdjieff
yo vendía la guía de Córdoba
en la Cañada
yo andaba pelado y descalzo

yo tenía un suegro militar
yo tenía 21 años
yo tenía un bolso y un cepillo

yo tenía todo el fracaso que llegó
yo tenía que ir hacia la nada
y allí fui.

 

Nota: Poemas inéditos de "OSCURAS RAMAS". (Con excepción de Pan de fantasma y 24 de marzo de 1976) escritos en Villa María entre 1996 y 2002.


Alejandro Schmidt. Nació en Villa María - Córdoba Argentina en 1955

Publicó los siguientes textos de poesía:

Clave menor (1983)
Las bienaventuranzas (1983)
Tajo en la piedra (1984)
Elegías y epitafios (1985)
Serie americana (1988)
El muerto (1991)
Arder (1991)
Dormida, muerta o hechizada (1993)
Notas de una biografía perdida (en edición colectiva, Desfile de monstruos) (1993)
Entre los muertos (plaqueta)(1996)
La noche volverá (plaqueta 1996
Yo no quiero más luz que tu cuerpo ante el mío (plaqueta) (1996)
El diablo entre las rosas (1996)
Escuela industrial (1996)
Fumaba oro (plaqueta) (1996)
En un puño oscuro (1998)
Como una palabra que pudiste decir (1998)
La virgen mojada (plaqueta) (1998)
24 de marzo de 1976 (plaqueta) (1999)
Manual de respiración (plaqueta) (1999)
Eternamenem (plaqueta) (1999)
El niño del dolor (plaqueta) (1999)
El patronato (2000)
Silencio al fondo (2000)
Esquina del universo (2001)
Oscuras ramas (2003)
La vida milagrosa (2005)
Llegado así (2005)

Participa en 20 antologías nacionales, provinciales e internacionales.
Ha merecido tres premios internacionales y veinte premios nacionales por su obra poética y editorial y otros tantos a nivel provincial y municipal.

Codirigió las revistas literarias villamarienses Luna quemada (1982-83) y Huérfanos1984-85).
Dirigió la revista nacional e internacional El gran dragón rojo y la mujer vestida de sol (1987-91).
Desde 1991 dirige la editorial de poesía Radamanto y sus colecciones Alguien llama (carpetas y cuadernos de poesía argentina) Palabra sola (Pliegos de poesía mural) Plaquetas del Herrero, Pase magnético (plaquetas) y Colección Stauffenberg y En esta ciudad (libros).

Colaboró con más de 200 revistas y diarios del país y el exterior, Uruguay, Brasil, Perú, Chile, Ecuador, Colombia, México, Puerto Rico, Costa Rica, Cuba, USA, España, Italia Alemania, etc.
Fue corresponsal de revistas literarias del país, Perú y USA.
Su obra ha sido traducida al inglés, italiano, alemán y se trascribieron al braille sus últimos libros.
Ha dictado conferencias, seminarios y leído su obra en más de un centenar de ocasiones en universidades y centros culturales del país.
Su obra poética y editorial ha merecido críticas elogiosas en diversos artículos y ensayos publicados en libros especializados, diarios y revistas del país y el exterior.
Actualmente trabaja de preceptor en el Ipem 49 Escuela Domingo Faustino Sarmiento.
Presidió la Asociación Comunitaria de la Biblioteca Popular y Municipal Mariano Moreno-
Fue durante una década y media, periodista cultural de radios y diarios de su ciudad y también secretario de Derechos Humanos de la CTA (Central de Trabajadores argentinos) sección Villa María-
e-mail: radamanto@arnet.com.ar


 
Extranjera a la Intemperie® - 2004-2015 - Ciudad de Buenos Aires - Argentina