Amanda Berenguer URUGUAY

Tarea doméstica


Sacudo las telarañas del cielo desmantelado
con el mismo utensilio de todos los días,
sacudo el polvo obsecuente
de los objetos regulares,
sacudo el polvo de astros, cósmico abatimiento de siempre,
siempremuerte caricia cubriendo
el mobiliario terrestre,
sacudo puertas y ventanas,
limpio sus vidrios para ver más claro,
barro el piso tapado de deshechos;
de hojas arrugadas,
de ceniza, de migajas, de pisadas
de huesos relucientes,
bajo la tierra, más abajo, la tierra
y voy haciendo un pozo
a la medida de las circunstancias.

 


PRIMAVERA I

Hay veces en que estamos sobre el mundo
para ver la espantable maravilla,
en que vemos nacer la primavera
bajo un grito mortal, como los niños.
Hay veces tan difíciles y estamos
de pie, en la irrespirable tolerancia
de la tierra, entre luces de peligro,
comiéndonos las uñas, escribiendo
una letra con tierra sobre el cielo,
para vernos el hasta dónde, el hasta
cuándo, y vernos a veces como muertos
con los huesos floridos, así reyes
yacentes y enjoyados. Para vernos.
Y hay veces entre otras, tan serenas,
en que vamos de sombra, y no se ve.

 


LA INVITACIÓN

Un adónde de sombra, un pozo vivo
graznando como un pájaro violento,
a veces me aparece a la hora incierta,
al alba fría, espantadora de otras
criaturas, y me empuja de nuevo.

Porque yo estoy demás entre los seres
que usan la alborada, estoy de sobra,
triste junto a la mesa recién puesta
de la resurección. Ah! no podría
a mi antojo domesticar la angustia,
hasta hacerle sangrar la alternativa
de una estrella brillando sobre el día.
Acaso voy entre soñada o muerta,
arrastrando una historia donde tiembla
la cabeza muriente de la luna,
pero llevo el anillo, esa corona
del otro reino, para no olvidarme.

 



No quieres venir a llorar conmigo?

Hay algo/ la ciruela morada cayó del árbol/
una nube oscurece plácidamente
la habitación/ ¿nadie?/
goteaba la canilla de la cocina
serena y suave / te necesito/ estoy
descendiendo por una escalera mecánica
que me lleva a ciegas/ ¿soy yo?/
sin embargo me veo sentada a la mesa
escribiendo y
"cuando quiero llorar no lloro
y a veces lloro sin querer"/

hermano mío/ haremos una reunión
plañidera en las entrañas de la angustia/
el tiempo nos mira y nos engaña/
¿trampa?/ ¿alucinación?/ la ciruela morada
cayó del árbol/-lo siento-/dijo el viento/
y pasó de largo/llevándose lo más querido/
y aquí estoy/en el borde mismo
de lo que no sabemos/ en este rincón
de la casa/ te necesito/ óigame quien me oiga/
¿quieres venir a llorar conmigo?


 
Extranjera a la Intemperie® - 2004-2015 - Ciudad de Buenos Aires - Argentina